viernes, 8 de febrero de 2013

Llorar...

Por cosas del destino, de la vida, o qué sé yo, un día comencé a dialogar con Yesi-Chan, la creadora de Camila Melodía para UTAU. En mi caso, más o menos tenía conocimiento de su trabajo como dibujante y como productora y creadora de temas para su banco de voz. En una de esas conversaciones, me invitó a ver detalladamente su canal de YouTube, ya que tiene muchísimas canciones, sobre todo originales, hechas tanto con UTAU como con versiones de prueba de algunas voces de Vocaloid. Ahora bien, hubo un tema que me llamó poderosamente la atención.

Como buena boricua, Yesi es una de esas chicas que disfruta muchísimo de la buena salsa, principalmente la interpretada por vocalistas muy respetados como Marc Anthony o Gilberto Santa Rosa. En mi caso, aunque disfruto mucho la música de estos dos excelentes cantantes, tengo más tendencia a la salsa brava, a la clásica de los años 70 y 80, como la que hacía Willie Colón, Rubén Blades, Ismael Rivera y demás.

En esa buena conversación, hubo una canción que me atrapó desde un principio. Podría parecer muy sencilla, muy simple y hasta muy triste. El video tiene lindos dibujos en blanco y negro, la orquestación es sencilla (Yesi trabaja con sistemas Midi) pero pude sentir la esencia de la canción. Era una salsa en su estado más puro. ¿Conocen los diamantes en bruto? Bueno, esto era una joya a mi entender. Aquí se las dejo.


Esta canción es muy internalista. Camila en una depresión muy grande, lo que hace es llorar y pensar simplemente en su llanto y dolor. Sin muchos adornos, sin mayores pretensiones, quedó plasmado un tema redondo, psicológicamente profundo... Y por Dios, era salsa! En una de esas se me ocurrió una idea un tanto loca.

Pocos días después, contacté a Yesi y le compartí un archivo en MP3. Ella ni se imaginaba lo que yo estaba haciendo. Escuchando ese tema que me gustó tanto, pensé en la manera de hacer que sonara esa misma canción, pero con instrumentación real. Recuerdo que lo hice en dos tardes. Y antes de hacer nada más (por ejemplo versionarlo para Vocaloid) se lo entregué a su compositora, a ver si le gustaba y si quería darle un uso. En poco tiempo publicaría en su canal esto:


Ambos estábamos muy contentos. Pero todo se completaría cuando vino la pregunta de su parte: "¿La quieres versionar?". Sin dudarlo le dije que sí y que lo haría con Megurine Luka. Me dio los materiales necesarios, y para rematar la historia, me entregó un dibujo hermosísimo. Nuevamente me senté en la PC a preparar todo. Hice el video respetando la línea gráfica del original, y salió esto:



Y el resto de la historia ya se sabe... Montones de canciones, dibujos, versiones y una saga... Parece que Camila ya tiene menos razones para llorar.

1 comentario:

  1. la historia mas kawaii que e escuchado c: .... xD y yo aqui con mi utau tan basico que el español le queda un poco grande jajaja

    ResponderEliminar