jueves, 3 de octubre de 2013

"Botaste la bola"... ¿Qué rayos es eso?

Recientemente publiqué en mi canal de YouTube una versión de un tema venezolano, escrito por el poeta, periodista, escritor, humorista y compositor margariteño Jesús Rosas Marcano, expresamente para la agrupación Un Solo Pueblo. La canción es muy venezolana, muy nuestra; tiene ese rico sabor de la música de la costa central venezolana, ese cantar rápido y las letras llenas de picardía. Ahora bien, para quienes no viven en Venezuela y no entienden ni media palabra de esto, y quieren saber de qué hablo, aquí les dejo una pequeña explicación de la expresión "Botar la bola" y otras cositas más.


Como muchos de ustedes sabrán, Venezuela es un país con una fuerte tradición beisbolística. Este deporte llegó a nuestro país a finales del siglo XIX, traído por estudiantes estadounidenses. Gustó tanto que armaron su equipo y enseñaron a los paisanos todo lo básico. Armaron la primera caimanera contra un equipo llamado "Caracas Baseball Club", nada que ver con el Caracas actual. 

En fin, como el béisbol es un deporte que tiene un idioma propio, está plagado de términos, expresiones, palabras curiosas, y un largo etcétera. Sí, para quien no vive en un país beisbolero se hace muy complicado entenderlo, y con razón, tiene demasiadas reglas. Comienzo por lo más fácil: dos equipos se enfrentan, y quien haga más anotaciones (se les llama carreras) gana. La idea es que el equipo que ataca tiene que golpear una pelota con un bate, de manera que esta pelota vaya lo suficientemente lejos como para permitirle al jugador que la golpeó, alcanzar la mayor cantidad de bases posible (son cuatro: home, primera, segunda y tercera). Una carrera se anota cuando un jugador recorre las cuatro bases y por lo tanto vuelve al punto de donde salió. Mientras, el equipo que está a la defensiva tiene que evitar a toda costa que la pelota llegue lejos y que el corredor alcance una o más bases. Para dejarlo fuera o "out", tienen que tocar al corredor mientras se mueve de una base a otra. Hay muchas formas de outs, pero eso sería extenderme. De hecho, hablar de béisbol no es fácil porque uno se extiende demasiado. Vamos a lo nuestro. ¿Cuál es la manera más rápida de hacer carreras en el béisbol? Bateando un Hume Run o jonrón. Es el batazo más largo que puede darse, ya que la pelota es golpeada con mucha fuerza, tanta que recorre todo el campo de aire y cae fuera del terreno de juego. Cuando el bateador da este espectacular batazo, se dice que botó la bola, y tiene derecho a recorrer tranquilamente las cuatro bases. Aquí les muestro cómo se batea un jonrón. Esto fue en la final 2012 del béisbol venezolano, entre Cardenales de Lara y Navegantes del Magallanes. Pablo Sandoval, jugador más valioso de la Serie Mundial de 2011, dio este espectacular batazo. 

 

Eso es botar la bola. Cualquiera lo asociaría con un evento memorable, extraordinario... Y en teoría es así. El problema viene cuando salimos de la majestuosidad de los estadios, el público, la televisión, y volvemos al barrio, a la callecita ciega, al terrenito baldío. Ahí el beisbol tiene sopotocientas reglas más, todas diferentes al juego normal. Una de ellas es "El que bota la bola la busca". Así que así la botes de foul o de jonrón, si la botaste la buscas. Es una tarea bastante fastidiosa y desagradable, que se los digo yo. En resumen, según el contexto que estemos usando, botar la bola puede ser algo muy bueno, pero también algo muy malo o muy bizarro. Ahora vamos con la canción.


Cabe acotar, cuando se usa el término "negro" es porque originalmente la música de tambores es de raíces africanas, por lo tanto se supone que quienes la interpretan son negros. Además, aunque ciertos pseudolíderes quieran atribuirle una connotación racista y etnofóbica a la expresión, en Venezuela se utiliza con mucho cariño y afecto. La primera línea de la canción, pasada la presentación del coro, dice "Y este hospital tiene una cama sola, por venir aquí preñaíta botaste la bola". Debido a que desde hace muchos años los hospitales venezolanos han caído en una crisis nada bonita, muchas mujeres que se encuentran a punto de parir tienen que dar vueltas por varios hospitales o maternidades para así poder dar a luz tranquilamente. Por lo tanto, caer en en un hospital que tiene una sola cama, y además cubierta con cartón, es botar la bola.

"Fuiste a cedularte, hiciste tu cola, y como no hubo sello para ti, botaste la bola". Un caso típico de tramitación de documentos. Siempre nos toca hacer la cola desde las 4 de la mañana, esperar el turno, pasar un rato desagradable, y cuando por fin nos toca la oportunidad nos dicen "Mira, no podemos sacarte la cédula porque falta un sello en tal planilla". Eso es botar la bola. "Tan nadador que eres y te ahogó la ola, por eso gritó la gente, botaste la bola". Esto no necesita mayor explicación. Nunca falta el bocón que se cree Michael Phelps. "Chocaste rascao contra una gandola, y el fiscal te puso en la boleta, botaste la bola". Estar rascado es estar jumo, pedo, curado, o sea, muy borracho. Una gandola es como un tráiler, un camión de carga muy grande. Es caso frecuente que las gandolas sean las víctimas de los borrachos que tienen complejo de Michael Schumacher. Estos borrachos suelen botar mucho la bola.

Aquí viene algo interesante: ¿Quiénes son Armas, Concepción y Galarraga? Si de algo nos enorgullecemos los venezolanos es de nuestros deportistas que brillan en el extranjero. El béisbol ha dado muchas satisfacciones, ya se cuentan por cientos. Aunque en estos tiempos se menciona a Miguel Cabrera, Pablo Sandoval, Félix Hernández, Marco Scutaro, y muchos otros, en la época que fue compuesta esta canción, los ídolos eran, entre otros, Antonio Armas, David Concepción y Andrés Galarraga. Concepción no era de botar mucho la bola, su mayor talento era la defensa. Jugaba el campo corto con una elegancia impresionante. Armas y Galarraga sí se cansaron de dar jonrones, aunque también fueron muy buenos defendiendo.

Seguimos. "Tú sacaste un palo y él una pistola, y como el malandro te robó, botaste la bola". Este es el típico problemita con los malandros, o sea, los delincuentes. Aquí más que botar la bola uno mismo, estos te hacen botarla. "Palabreaste a Lila y te salió Lola, por eso en la discoteca botaste la bola". Esta expresión es más complicada de lo que parece, porque cada persona le da un significado distinto. Puede ser que te llevas a una chica a bailar, comienzas a enamorarla y... Zuas! te equivocaste de nombre... Ahí botaste la bola y lejos. También puede ser que en esa discoteca estás seduciendo a esta chica llamada Lila y sucede algo peor, se aparece tu mujer o tu novia llamada Lola. Ahí la botaste para la calle, mi amigo. Como sea, eso es botar la bola.

Para cerrar ¿Quiénes son los Leones y qué cosa es Magallanes? Son los dos equipos con mayor fanaticada en Venezuela, y aquí englobo a cualquier deporte. No hay equipos que despierten más pasiones que estos dos, los Navegantes del Magallanes y el GLORIOSO EQUIPO de los Leones del Caracas (Ya se imaginan a cuál le voy, no?). Cada vez que se enfrentan en un juego, el país se paraliza. Los fanáticos (no hinchas, eso es del fútbol) enloquecen, hasta el gobierno calla. Ambos equipos tienen sus cantos de batalla, y aunque en el tema original no aparece este trozo, quise anexarle ambos cánticos, inspirado en otro tema del mismo Rosas Marcano (quien era magallanero) junto con Manuel Graterol Santander "Graterolacho" (quien era caraquista), titulado "Los eternos rivales". No sé si cubra este tema, pero sería interesante que conozcan cómo "pelean" los fanáticos de ambas divisas, aunque al final de cada partido la cosa termina en unas cervecitas todos juntos, echando cuentos y felices de haber visto un gran duelo. Como debería ser Venezuela en todo.

1 comentario: