lunes, 14 de noviembre de 2016

Venezuela

Este es el típico post que haría en mi blog personal, pero en este caso quería compartirlo con todos ustedes. Gracias a todo lo que ha significado algo tan simple como compartir la música que me gusta con un público tan grande y lindo como lo es el fandom vocaloidero hispano, he tenido la oportunidad de mostrar un poco de toda la situación que se vive en Venezuela, mi bello pero golpeado país. Sé que en las redes se comentan muchas cosas, sé que muchos de ustedes se han mostrado muy solidarios y es algo que les agradezco infinitamente. Por esto quiero hablarles de algunas cosas relacionadas con la crisis venezolana.

Ya muchos de ustedes saben lo que ocurre: Inestabilidad política, delincuencia desbordada a niveles insostenibles, falta casi absoluta de alimentos y medicamentos, un gobierno incapaz, en fin... Pero a raíz de esto, me han llegado infinidad de mensajes en los que incluso me han propuesto la oportunidad de irme a vivir en otras tierras un poco más estables, con posibilidades de ejercer mi labor como músico o en cualquier otra rama. "Mi casa es tu casa", "Te puedo ayudar en lo que necesites", "Vente que aquí no te faltará nada", son algunas de las cosas que me han dicho, y a todos les puedo decir gracias. No obstante, mi respuesta es simple: No me quiero ir. Sí, la cosa está complicada, pero en las crisis es cuando más se necesita el apoyo de quienes vivimos aquí. Muchos de mis paisanos han salido a buscar un mejor futuro, estabilidad, empleo, seguridad social y alimentaria, y tienen toda la razón de hacerlo. En mi caso siento que sería contra un principio personal abandonar el barco. Si me voy yo, como se va muchísima gente, ¿Quién va a defender al país? ¿Le vamos a dejar todo fácil a quienes lo destruyen? ¿Podré dormir tranquilo sin saber si mi familia pudo cenar aunque sea una arepa? En lo personal no pudiera. Yo me mudaría a otro país, siempre y cuando en Venezuela la situación se estabilice. Mientras tanto, escojo quedarme y seguir luchando en la medida de mis posibilidades. Tal vez funcione, tal vez no, pero quiero pelear esta batalla aquí.

Otra cosa relacionada con la crisis venezolana es la cantidad enorme de chistes y memes que mucha gente de otras naciones suelta a diario por redes sociales. Muchos pudieran pensar que es una manera muy cruel de burlarse de las desgracias ajenas, pero (y no es por alardear) recuerden que soy venezolano, nací y crecí en un país en el que la gente cuenta chistes en velorios, donde a cualquier tragedia se le consigue el lado cómico. Me comentan que a veces sueltan memes y ponen en los comentarios "se viene arena" o "se viene bardo venezolano"... Y resulta que el 99% de los venezolanos que se consiguen con esos chistes comentan "Jajajaja, triste pero cierto", "Esa es la dieta de Maduro", "Jajajaja, de pana!" y similares. Incluso, nosotros compartimos esto para que otros paisanos los vean y se rían también. Si ustedes supieran la importancia tan bárbara que tienen esos chistes crueles para nosotros... Porque de cierto modo son la prueba de que el mundo está informado plenamente de lo que pasa aquí, de la politiquería, de los crímenes, de las violaciones a los Derechos Humanos, del hambre que se pasa a diario, de la escasez de medicamentos, de la falta de papel higiénico. El humor es una herramienta muy poderosa y nosotros los venezolanos estamos bien conscientes de eso. Pueden preguntarle a cualquier venezolano mayor de 25 años sobre las cosas que se veían en los programas de humor hechos en este país, no son nada diferentes a esos memes. Es más, ¿Se acuerdan de La Salada? En una canción tan chistosa, dejo plasmada la crisis venezolana, a modo de crítica social, pero manteniendo la chispa y el humor venezolano. Así que en serio, no crean que eso puede resultarnos ofensivo y que vaya a generar peleas. Uno o dos se molestarán, pero la gran mayoría nos lo tomaremos muy bien.

Recuerdo una discusión que tuve con un personaje tristemente célebre (ya ustedes lo conocen muy bien) que intentó ofenderme diciéndome "Por gente como tú es que tu país está como está y tienen a Maduro de presidente". Eso me causó muchísima gracia, porque no es algo que yo no sepa ya. Lo gracioso es que le respondí "¿Me lo dices tú que vives en un país donde gobierna Peña Nieto?" y se molestó de una manera abismal. Pero volviendo al tema, quería compartirles todo esto porque comprendo y recibo todo ese cariño y todas esas ganas de ayudarme. Quisiera corresponderles de una manera lo suficientemente grande para compensar tanto afecto, y sólo espero poder hacerlo en el momento que estos tiempos oscuros pasen, mi país florezca nuevamente, y así poder ir a cada uno de sus países para darles personalmente un abrazo enorme, Igualmente, cuando todo esto se convierta en un oscuro pasado y no regrese, espero verlos por aquí, para que sientan este clima espectacular, conozcan unos paisajes hermosos, se bañen en playas paradisíacas, y sobre todo, compartan con mi gente, que no es porque sean paisanos, pero van a sentir una calidez tan grande que se sorprenderán.

Gracias de nuevo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario