martes, 20 de diciembre de 2016

"Alex, ¿Puedes hacer un cover de la canción Venezuela?", una petición frecuente...

Esta es una petición bastante frecuente que me han hecho durante años. Es una canción muy popular y que cuenta con el gusto de muchísimas personas en mi país. Dadas las características de las canciones que he hecho (entre versiones y originales) por más de seis años a la fecha, es lógico que me la pidan. He aquí mi respuesta.

Empiezo por el final, y perdonen si sueno antipático. No, no versionaré la canción "Venezuela", no la esperen en el canal de Divas en Salsa. Ahora paso a explicar mis razones. A ver, muchos creen que el tema es del cantante venezolano Luis Silva, cosa que es un error. De hecho, la primera persona que la interpretó fue Balbino (Muchos de ustedes ni siquiera lo han oído nombrar, pero en su momento fue bastante popular), y sin embargo, tampoco es de su autoría. 

Pablo Herrero y José Luis Armenteros (fallecido recientemente), ambos españoles, fueron los compositores de canciones populares como "Un beso y una flor", "América", popularizadas por Nino Bravo; y la recordadísima "Eva María" cantada por Fórmula V. Según cuenta Herrero, habían venido varias veces a Venezuela, y en una visita que hicieron en la década de 1990, compusieron a modo de tributo "Venezuela" que sería grabada, como ya relaté, por Balbino, aquí en Caracas. La canción se hizo muy popular, sin dudas. Pero... aquí entra el condenado pero...

Como venezolano, y además como músico, me guío mucho por las vibras, por las emociones y las sensaciones que me genera una canción o una melodía instrumental. Por ejemplo, si escucho canciones como "Caballo Viejo", "La muerte del Rucio Moro", "Apure en un viaje", temas de música llanera, o "Viva Venezuela" que es una parranda aragüeña, o "Sentir Zuliano", gaita... La sangre venezolana se me alborota, esté donde esté. Todas esas canciones hablan mi idioma, mi léxico, mi ritmo. Lo mismo le pasará a un mexicano si escucha La Bikina o Cielito Lindo, o a un peruano escuchando La Flor de la Canela, o un sureño con un tango de Gardel. Es el arraigo, la esencia, el alma de nuestro país. Un caso particular que me ocurre es con los ritmos del Caribe, ya que crecí escuchándolos, bailándolos y cantándolos. Además de que en esos tiempos esa música tenía alma propia, tenían un sabor puro, letras interesantes y bien manejadas, en fin... Me identifico fácilmente... 

¿Qué pasa con "Venezuela"? Que es una canción muy bonita, muy poética, incluso dulce, pero que a mi no me genera ningún sentimiento. La siento demasiado artificial. En vez de sonar a pasaje llanero suena a vals, y ni siquiera tiene la cadencia de los valses venezolanos, como por ejemplo "Como llora una estrella" del maestro Antonio Carrillo. Y quizás lo que más ruido me genera es la letra. Ni siquiera las referencias al Cuatro y al Turpial me hacen sentir identificación. Por ejemplo, y voy por partes, "Soy como el viento en la mies"... No hagan trampa, ¿Ustedes tienen idea de qué rayos es la mies? ¿Conocen a alguien que use esa palabra? No, ¿verdad?. Sigo, "Soy desierto, selva, nieve y VOLCÁN". ¿En serio? ¿Volcanes en Venezuela? Luego se va a unas metáforas un tanto forzadas hasta que llega el clímax: "Y si un día tengo que naufragar y el tifón rompe mis velas, enterrad mi cuerpo cerca del mar en Venezuela". ¿Quién en Venezuela habla de tifones? ¿Quién dice "enterrad"? En lo personal cantar esto (Que lo he hecho, no se crean) me hace sentir tan... tan hipócrita. Lamentablemente no me puedo identificar con esta canción, aunque quisiera. Perdónenme.

Y aclaro, no es un problema con que haya sido escrita por gente no venezolana. Por ejemplo, el maestro Billo Frómeta nació en República Dominicana, y por cosas de la vida vino a Venezuela para nunca más irse. Él se hizo venezolano, y hasta la fecha no conocemos ser humano más enamorado de Caracas que él. Le escribió canciones hermosas, como el precioso "Canto a Caracas", que envuelve a quien lo escucha en un ambiente de nostalgia tremendo, y logra una descripción fiel de esa vieja ciudad que debió permanecer. Con esa canción me identifico plenamente, todo en ella suena a mi ciudad: La música, la letra, la orquestación... 

También tengo un ejemplo de alguien que no ha vivido en Venezuela pero que logró captar sentimientos y emociones relacionadas con mi país: Rubén Blades. Tiene varios temas relacionados con Venezuela, por ejemplo "María Lionza", que es una diosa a la que se le rinde culto en el Estado Yaracuy, específicamente en la Montaña de Sorte. Sus rituales son impactantes para quien los ve, pero sus creyentes los viven con pasión y solemnidad. Si bien la canción de Blades es una salsa, tiene todos los elementos del ritual, como los tambores, los cánticos del ritual, el misticismo, y la letra relata brevemente elementos de este culto y lugares del país emblemáticos, como la Autopista del Este en Caracas, en la que se puede ver una escultura de esta deidad. También tiene una canción, no tan solemne, más bien de crítica social, llamada "Contrabando", que habla de un indígena venezolano que trafica en pleno río Orinoco. Siendo un tema rudo y hasta cruel, ilustra de una manera tan precisa la problemática del contrabando en la Venezuela inhóspita, en nuestra selva, en nuestros pueblos olvidados. Y dudo que Blades haya vivido aunque sea seis meses en esas regiones. Cada vez que escucho esa canción me siento navegando en esa curiara, con esa mezcla de fascinación y miedo... Típico de mi país. 

Pero volviendo al punto inicial, ya que no haré dicha canción (y acoto, no hago canciones con las que no sienta algún tipo de identificación o sentimiento, sea o no de mi país), y no lo hago precisamente por respeto a la música, a la identidad del canal Divas en Salsa y su canal Everywhere,  y por respeto a ustedes, que esperan trabajos llenos de sentimientos. Aprovecho para agregar que no hago himnos nacionales de ningún país, ni siquiera del mío (por los momentos) pues creo que esa sería una labor de gente que viva en las respectivas naciones. Yo no puedo expresar la emoción que manifiesta, por ejemplo, un peruano, al cantar su himno, o un mexicano, o un ecuatoriano, o un guatemalteco. Me quedaría algo muy plástico y no es la idea. Y no hago el mío, precisamente por la polarización política que se vive en mi país, y de hacerlo, tanto la interpretación como el video explicarían muy bien mi visión política y social, y quienes me siguen en Twitter saben a qué me refiero. Prefiero tener mi canal disponible para todos, piensen como piensen. Así que si tienen temas típicos no venezolanos y quieren escucharlos en Vocaloid, les sugiero que se lo soliciten, en primera instancia, a un creador o productor de ese mismo país. Si lo hago por mi parte (como lo he hecho en varias ocasiones) es por las razones arriba explicadas. 

Muchas gracias a todos, y como ejemplo de lo que me identifica, les dejo mi más reciente tema original. De Venezuela para el mundo y sus alrededores. 


2 comentarios:

  1. Te quedo hermoso!!!! Mano sigue, Un cordial saludo desde Los teques.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! No había leído esto. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar